Filosofía, pensamientos y reflexiones


__arded.

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 25 de Noviembre, 2008, 20:01 por Laurarob

Falsos enamorados, que prometen el cielo y no son capaces de levantar un solo palmo del suelo. Que dicen convertir todo lo que tocan en puro oro, cuando lo único que logran es volver a las dulces muchachas inocentes en las más estáticas muñecas vacías. Que regalan flores marchitas, acordes con su corazón embaucador. Que no sienten ni padecen, porque viven de sus mentiras, y de las límpidas sonrisas que les regalan las jóvenes. Manchan su sangre con el más puro veneno, con materialismo y lujuria, el placer por el placer, y es entonces cuando ella se da cuenta de que únicamente existe una pareja: él y su profundísimo ego. Sufre mientras obedece, y llora cuando él no mira. Mientras, ni vergüenza ni remordimientos cruzan la cara de una mente malévola. Asco me dais, manchando con brea las alas blancas de un ángel, hundiéndolo cada vez más en un pozo profundo y denso, lleno de vuestra sucia crueldad. A todos vosotros os digo, al que exhale un “te quiero” sin sentirlo, a quien diga que está enamorado y por detrás cruce los dedos, a quien bese con los ojos abiertos, a quien tenga el coraje de mirar a una mujer a la cara y mentirle para luego calmar su sed de carne… A todos vosotros, arded en el infierno. Cumplid vuestro incesante deseo del placer, y revolcaos en vuestra enorme miseria, que cada vez se hará mayor, hasta que logre absorberos por completo.

¡Quemaos, y alimentad las llamas del Inframundo con vuestros cuerpos!

[Todo parecido con la realidad es pura coincidencia.]

Yo solo quería escribir un rato

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 7 de Noviembre, 2008, 17:09 por donaldani

Yo solo quería escribir un rato. Creo que no le estaba haciendo daño a nadie, vamos. Buscaba algún punto de inspiración, pero claro, tanto tiempo sin hacerlo pues uno va perdiendo la esencia, aunque muchos digan que eso no es verdad. Creo que la agilidad si que la sigo conservando, porque me estoy impresionando la rapidez con la que (no sé que verbo utilizar, ¿tapeo?) las teclas del ordenador. Pero lo importante no viene a mí. Mi madre me ha aconsejado que vaya apuntando todo lo que se ocurra. Me parece buena idea, pero no consigo fundir todos esos apuntes en una obra, porque no decirlo, maestra. Bueno, eso es mucho pedir, no quiero hacer una obra maestra así de repente, pero es que ya llevo mucho tiempo en la dejadez del asunto y creo que ya va siendo hora de ir despertando el cerebro e ingenio que creo que tengo. Dejémonos de supuestos.

     El plan que estoy forjando lleva su tiempo. Quizá es necesario decir que igual es aconsejable acabar primero una carrera, o mejor dicho, empezarla, para poderlo llevar a cabo. Quiero romper todos los esquemas implantados, también todas las barreras sociales. Pero también quiero concienciar. Ayudar a esos cerebritos individuales que piensen en conjunto, que miren más allá de sus intereses. No quiero enfocarlo desde ninguna perspectiva política ni religiosa. Simplemente humana. Tampoco quiero que me tachen de ninguna ideología o vanguardia. Tan solo quiero sorprender aportando algo al mundo. Sé que va a ser difícil, ya me he topado con algunos ejemplos de personas que se basan en sus propias experiencias negativas para comerse al resto. Estos lobos escondidos en conjuntitos de lana (bastante horteras por cierto, pero es normal, el dinero no les llega para más según ellos/ellas) dicen tener aspiraciones semejantes a las mías. Cambiar esta tiranía global a un mundo justo. Pretenden poner más onzas en la báscula más alta para que esté más cerca del suelo, para que no abusen de los pobres por estar más cerca del cielo por no llevarse un pedazo de pan a la boca. Lo mejor de todo es que según declaraciones de ellos (sigo sin entender por qué pluralizo tanto cuando ya se ha descubierto que me refiero a un caso en concreto), van a cambiar el mundo antes que yo. ¿Alguien cuerdo que me explique esta declaración tan… lógica? Menos mal que siempre nos queda el humor, amigos. Aquí es donde se ve las intenciones reales del susodicho (o susodicha, que parece que nos estamos refiriendo a un pobre hombre o chaval). ¿Qué es lo que quieres, preciosa, que te aplaudan y te den palmaditas en la espalda solo por plagiar o parafrasear lo original salido de otras bocas más limpias? Está claro que sí, y que la pregunta retórica que he hecho ha surtido su efecto. Pero bueno. Quiero que esta sátira os dé tanto risa como reflexión. ¿Qué podemos hacer para tratar con criaturas como éstas? Lo que parece funcionar últimamente es asentir con la cabeza y sonreír forzosamente, parece que así se sienten a gusto. Y si exclamas cuando dicen algo que con otras palabras y otro tono de voz (no tan melancólico y famélico que más que pena da asco) podrían impactar más, pues eres amigo para toda la vida. Uno de los últimos puntos que quiero resaltar (los más importantes me los dejo para otro tipo de texto) es que su descomposición orgánica interior se exterioriza en su físico. Cada vez me repugna más verla llegar por las mañanas con su típica pregunta: ¿Has estudiado/hecho la tarea de tal asignatura?, dándote a entender que se ha esforzado precisamente en aquéllas que tú flojeas para que la sombra sea lo más grande posible.

     Acabando ya esta ¿crítica?, quiero agradecer de todo corazón la compañía que dan ciertas personas de mi clase, que hacen que tus expectativas de encontrar gente que piense como tú y tenga un ideal activista por hacer algo por y para el planeta y el mundo (que no es lo mismo por lo visto) se derrumbe y se venga a bajo como la crisis que vivimos mundialmente. Hoy me ha tocado meterme contigo, Anna.

No sirve.

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 10 de Octubre, 2008, 15:48 por Saphira Aurion
Pasar de todo no sirve.
No sé cómo decírtelo. No sé si me escucharás. No sé si te darás cuenta de que te lo digo a ti, de que no eres lo que piensas, no eres lo que quieres ser con los demás. De que no puedes ir por ahí derrochando la certeza de que posees sabiduría, de que si te va bien es porque sabes arreglar tus problemas y tomarte las cosas con calma y no como los demás, y si en cambio te va mal, entonces es porque tus problemas son mucho mayores que los de los demás, que no te comprenden.
¡El mundo no es así!
No fijas que no me escuchas, no finjas que no me entiendes. No te tapes las orejas para no oírme y mires hacia otro lado. ¡No pongas los ojos en blanco y demuestres a todos con una mueca que no crees ni una palabra de lo que te digo, que soy una histérica, una paranoica, que me invento las cosas! Abre los ojos de una puta vez, hazme caso, escúchame, date cuenta de que lo que tú piensas no lo es todo, de que puedes estar en medio de un enorme error, de un malentendido.
No tergiverses mis palabras, no llores, no pierdas los nervios. No me malinterpretes: sigo sintiendo mucho cariño por ti y sé que muchas veces has estado en posesión de la verdad, de la inocencia, y yo me he equivocado. Pero tengo que decirte esto, precisamente por eso. ¡Deja de jugar a tener empatía y tenla de verdad! Toma en serio lo que te dicen los demás, no entres en la vida de otros para arreglar los problemas con cuatro palabras despreocupadas y una carcajada para quitarle peso al asunto, porque a veces el asunto tiene demasiado peso como para eso, y a las personas implicadas en ello les importa demasiado como para quitarle importancia. ¡Si quieres ayudar ayuda de verdad, no como tú crees que es mejor importándote una mierda lo que piensen ellos! ¡No somos todos animalitos a los que tú puedas coger de la mano y pretender que cierren los ojos, no! Acéptalo de una vez: tú no eres superior al resto, no sabes más. No sabes más.
Algunos problemas no se arreglan pasando de todo y corriendo un velo por encima de las heridas. Y sobre todo, sobre todo, no pretendas que hagan eso los demás cuando tú precisamente eres incapaz de hacerlo con tus propios problemas. No vengas a tapar mis heridas. No lo necesito: yo puedo tomar por mí misma una decisión, y quizá quiera curarlas. Quizá me haga daño curándolas con vinagre, pero soy lo suficientemente madura como para elegir si prefiero sufrir y desinfectar o simplemente taparla dejando que cicatrice o que quizá se infecte.

Así que deja de una vez esa absurda forma de pasar de todo. Apaga y olvídate, pasa a otro asunto, sé feliz... eso dices que hagamos. ¡No! ¡No lo hacemos, y tampoco lo hagas tú, ni lo aconsejes! Eso no funciona. Sé que piensas que estoy desvariando, pero asume lo que te dije al principio: no tienes la razón en todo, y en esto precisamente la tengo yo.
No pases de las cosas, arriésgate, aprende a tomarlo todo en serio, y si quieres que los demás te tomen en serio a ti, tomales también a ellos. ¿Qué quieres conseguir? Lucha por ello. No es fácil olvidar, y tú lo sabes perfectamente. No pidas a los demás que hagan lo que tú no haces.
¡Arriésgate! Para vivir tienes que saltar, aunque vayas a caer, aunque vayas a dar contra el suelo y matarte, tienes que intentarlo o jamás volarás. Y no, cortar las manos de los que te sujetan y dejar parte de tu piel atrás para ello y tratar de olvidarlo no funciona. Si haces eso, tienes que volver, luchar, discutir, arreglarlo. Si no lo intentas, te desangrarás antes de llegar al sol. Si lo intentas, a lo mejor mueres en el intento.
Pero si no lo haces, no podrás volar. ¿Que no quieres hacerlo? Mientes. Sé que tú lo haces. Pero también aconsejas a otros que no lo intenten porque podrían caer y los alimentas con ilusiones estúpidas sobre otras cosas que quizá sean más importantes y que les impidan de verdad volar. ¿Qué estás haciendo?
No lo sé. Pero sé que está mal.
¿Qué estás haciendo?

¿Qué estás haciendo?

Bienvenidos al mundo

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 4 de Octubre, 2008, 13:36 por Saphira Aurion


Un globo, dos globos, tres globos
El mundo es un globo que se me escapó
Un cuento, dos cuentos, tres cuentos
El mundo es un cuento donde vivo yo...

Hurra

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 29 de Agosto, 2008, 21:02 por Saphira Aurion
Decepcionante.
Tic-tac, tic-tac, tic-tac. Nada. Nunca pasa nada. Ningún cambio. Ningún sonido. Ninguna respuesta, ninguna señal. Como siempre. Como tendría que haber esperado de no ser una imbécil esperanzada.
Pero esta vez era diferente, esta vez... Nada.
De-cep-cio-nan-te.
Y en realidad lo triste es pensar que me da igual. Que lo que me duele, por una vez, no es no poder hablar o la falta de contacto, sino el simple hecho de que pareciera que iba a ser distinto y aun así siga sin pasar nada. Ya no es impaciencia. Es decepción. Resignación. No es un "¿cuándo?", sino un "Ya estamos otra vez". Y nada. Ya está. Pum. Nada.
Estoy cansada de esperar. Estoy cansada de esperar y que nunca pase nada.
Creía que esta vez había una implícita promesa de que iba a ser distinto, de que no iba a esperar porque sí. Pues vaya.

Me voy a dormir, no soy tan ingenua como para seguir esperando.

No merece la pena.

__marcas.

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 13 de Agosto, 2008, 15:47 por Laurarob

"Qué va: que tu vida no dependa de si alguien viene o se va"
- La soledad comienza, Xhelazz

Cuando pienso en toda la gente que he conocido, se me hace un nudo en el estómago. Creo que todas, para bien o para mal, han jugado un papel en mi vida. Por supuesto, unas me han impresionado más que otras... Unas se quedan un tiempo, otras menos, a algunas las vuelvo a ver, a otras no las veo en toda mi vida de nuevo. Me gusta cuando no veo a alguien en un tiempo y de pronto me lo encuentro, por unas razones o por otras. Y aunque piense que no me apetezca mucho entablar conversación con ella o él, luego me sorprendo recordando los tiempos en los que éramos más amigos, y me alegro de que el destino nos haya vuelto a juntar, aunque sea por un momento. Qué puedo contarte, esas situaciones en las que ves a alguien cambiadísimo tras unos años, y piensas "¿Cómo a llegado a esto? Increíble...".

Pero cuando pienso en las que me quedan por conocer y de las que me tendré que despedir, tal vez para siempre... No es un simple nudo en el estómago lo que siento, sino un vacío en mi interior irreparable, que puede que nunca supere del todo, pues es inevitable hacerse de vez en cuando preguntas como "¿Qué habrá sido de Tal? ¿Qué estará haciendo en este momento Cual?". Así de retorcidos somos sin quererlo.

Y sin embargo, no dejo de querer hacer nuevas amistades para descubrir la forma de ser de tantas personalidades diferentes, de otras culturas, sexo y religiones, pues en la diversidad se basa la diversión, al menos para mí. Aunque me sienta tremendamente desgraciada cuando una amistad se acaba, o cuando llega una despedida, tras cicatrizar un poco mis heridas, sonrío al recordar los momentos que compartimos juntos, únicos y que seguramente no compartiré con nadie más, al menos no de la misma forma. Porque cada persona es única, y así son los momentos que pasamos con ella.

Asícomo hay personas que nos marcan, también hay algunas situaciones de las que no nos podemos olvidar tan fácilmente. Me refiero a aquellas en las que uno se sorprende pensando después de que hayan ocurrido, o en los que se convierten en pensamientos intrusos y a uno lo asaltan cuando menos se lo espera: en el mundo de los sueños o en la cruda realidad. Momentos que sabes que no podrás olvidar aunque quieras, y que recordarás toda tu vida sin poder evitarlo. Pueden ser miradas, una conversación, o simplemente unas pocas palabras. Incluso a veces, esos pensamientos ocurren junto con una canción, y la música te abre tanto los sentidos, que lloras como cuando eras un niño. Y qué me dices de esas situaciones que ocurren mientras estás viendo una película: sabes que ya no podrás concentrarte en el argumento, porque sólo recordarás lo que pasó mientras seguían sonando las voces de los actores, leyendo un papel.

Qué fácil sería si nosotros también tuviéramos un guión. Pero así no habría sitio para las sorpresas :)


Todo parecido con la realidad es pura coincidencia.

__perdida.

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 25 de Mayo, 2008, 21:55 por Laurarob

Este mundo sigue siendo el mío, con su gente, su ciudad y sus costumbres. Con sus parques, sus plazas, sus calles y sus estatuas. Con amigos y amigas, con llamadas telefónicas a altas horas de la noche y salidas a ninguna parte. Con lágrimas derramadas sobre la almohada y carcajadas que se pierden en el viento. Con tardes de viento y mañanas de sol, con noches de lluvia y ningún día de tormenta. Con fiestas aburridas y planes divertidos, con situaciones estúpidas y fotos horribles. Con cantos desafinados y voces roncas de tanto gritar. Con golpes de rabia y llantos de euforia. Todo está como siempre, estático, en su sitio. Donde debería estar.

Todos menos yo.

Ellos dicen que todo es tan, tan sencillo… y yo lo complico. Yo siempre lo complico. Sobre todo cuando mi mundo está lleno de gente, y sin embargo, no puedo evitar sentirme muchas veces sola. Pese a su apoyo incondicional y sus ganas de ayudarme, de hacerme la vida más fácil, y cómo no, feliz, me encuentro pensando que nadie sabe cómo me siento realmente. Porque por una vez en mi vida, no quiero contarle mis pensamientos a nadie. Entonces me siento como si les engañara, como si les ocultara una parte de mí que debería salir a la luz. Porque estos pensamientos intrusos son los que me destrozan por dentro poco a poco, sin que se note en mi exterior. Pero no quiero que nadie sepa qué es lo que circula por mi mente, porque hacen tanto, tanto por cuidarme, que no quiero que se preocupen.

Puede que ese sea mi error.

Que chungo

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 16 de Mayo, 2008, 23:14 por Quien_vosotros_sabeis
¿no?

Endurance. Wanna come?

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 15 de Mayo, 2008, 17:44 por Saphira Aurion
Men wanted for hazardous journey. Low wages, bitter cold, long hours of complete darkness. Safe return doubtful. Honour and recognition in event of success.

__victoria.dulcesironías.

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 23 de Abril, 2008, 21:43 por Laurarob

Todas estas conversaciones que he tenido, todas las palabras que me han susurrado… Son las típicas escenas de guión barato, de película mala, pero donde todas las espectadoras se vuelven locas y sueltan grititos nerviosos mientras exclaman: "¡Qué bonito! Ojalá alguien me dijera eso alguna vez...".

Últimamente pienso que mi vida está dirigida por un señor de bigote con un guión delante, y todas las cosas que me dicen no son reales. Son demasiado surrealistas, son frases demasiado bonitas para que me las digan a mí... A mí, precisamente. Que me diga que me quiere, que sin mí no puede vivir, que le vuelvo loca… Antaño sentía esto mismo en mi propia piel, pero ahora ya no. Es como si todos esos versos recitados fueran leídos de un libro antiguo… Y aunque tengan aún valor, resulta extraño pensar que salen de labios ajenos.

No me considero demasiado especial. Tengo mis pros y mis contras. Puede que uno de los últimos sea verme demasiado negativa. Aparte de egoísta, vaga y borde. Sin embargo, dicen que las virtudes eclipsan los defectos… debe de ser verdad, pues.

Debería sentirme bien. Y de hecho, lo hago. Me siento como una princesa a la que su amado le regala poemas y le lanza besos escondido en unos arbustos, o como unos amantes que comparten miradas cómplices mientras se encuentran en sus quehaceres cotidianos, y a la sombra de la noche, se escapan bajo la luz de la luna en un caballo blanco.

¿Y qué me dices si te cuento que los quiero, los quiero muchísimo? Alguien va a acabar perjudicado… y no quiero que sea ninguno. Aunque dudo que mi deseo se cumpla. Quizás deba “sacrificarme” yo… hasta ahora, esta ha sido mi mejor idea.

¿Cómo saber cuál es la decisión adecuada? Sólo el tiempo lo dirá, o eso es lo que me han contado. El problema es que el tiempo es como un reloj de arena, o de sangre, más bien, y por cada segundo se escapa una gota de vida. Y, poco a poco, se van pausando el aliento… ¿El de quién? Pues… el de todos, amigos míos.

Quizás alguien tenga razón y no quiera ver la realidad. Quizás aún no esté preparada para verla. Quizás no tenía que haberme precipitado y dejado llevar por el momento. Quizás lo mejor será que me perjudique a mí misma.


Y ahora tengo miedo, mucho miedo. Nunca pensé que el amor llegara demasiado pronto... ni que yo me quejara al respecto.

No quiero hacer daño a nadie...

Todo parecido con la realidad es pura, llana, y completa coincidencia. Demasiada, tal vez.

Artículos anteriores en Filosofía, pensamientos y reflexiones