__vacío.

Publicado en General el 5 de Abril, 2009, 19:07 por Laurarob
Nadie sabe realmente cómo ocurrió, ni siquiera ella misma. Si lo hizo sin querer, si lo hizo con intención. El caso es que lo hizo, aunque fuera solamente una vez. Volvió a tararear esa estúpida canción para ella misma.. De pronto, sin ningún motivo. Simplemente ocurrió.

Y cuando quiso zafarse, no fue capaz de hacerlo.

Hizo un esfuerzo sobrehumano por olvidarse. Trató de acordarse de otra canción, de pensar en cualquier otra tontería, pero le fue imposible. Aquélla melodía angustiosa seguía taladrando su cabeza, sonando cada vez más y más fuerte. Los agudos se le clavaban en el cuerpo como si de mil agujas se tratasen, y los bajos la iban reventando poco a poco por dentro.

Comenzó a correr con la respiración entrecortada, esperando que su cabeza se pusiera en movimiento para que al fin, la canción se derramara por sus oídos y se filtrara por la más profunda alcantarilla para no tener que oírla jamás. Corrió como si la persiguiera el mismísimo arcángel, como si su vida dependiera de ello, y es que realmente era así. Pese a la velocidad que fue capaz de alcanzar y la resistencia que nunca había sido capaz de obtener, su subconsciente la traicionaba constantemente, y subía de manera gradual el volumen de la canción, como si tuviera la intención de hacerla llegar a la más pura demencia.

Desolada, se tiró al suelo de rodillas, gritando tan fuerte, que el mundo entero se detuvo. Pero su fuerte voz no fue capaz de aplacar el tormento, más bien al contrario: lo intensificó de tal manera que, pese a que sus cuerdas vocales se desgarraran de una manera inhumana, tan sólo era capaz de escuchar las mismas notas una y otra vez, la misma melodía incesante que hacía mucho tiempo había conseguido olvidar, y que ahora volvía a recordar de la peor manera posible.

Se revolvió entre la tierra mezclada con agua, como si los cielos lloraran por aquel ser humano que sangraba por dentro. Su sucio cuerpo se convulsionaba con gritos de agonía, y su cara mostraba un rictus de dolor infrahumano imposible de aguantar para cualquier ser mortal. En su angustia por dejar de escuchar aquélla canción tan desesperante, se levantó tambaleante después de arrastrarse unos metros por el sucio barro., con las manos en los oídos, todavía gritando con lo que le quedaba de voz. Volvió a correr, desolada, ésta vez con los ojos cerrados. Corrió sin saber adónde, con el único objetivo de desoír la insufrible melodía, tropezando, cayendo, y rodando por el suelo. Ya no sentía su cuerpo, ni su mente.

Nada.

Lo único que había permanecido inalterado era la melodía que sonaba en su cabeza, que la comía por dentro, que la hacían desear morir, la incitaban a hacerse daño, a sangrar y a inducirse dolor físico. Querer dejar de existir para siempre.

Entre sollozos, echó a correr por última vez, de una manera mecánica, casi enfermiza, con el cuerpo echado hacia delante, como si quisiera darle una cornada a su subconsciente. Corrió, corrió, y corrió hasta que sus pies no tuvieron nada en lo que apoyarse, y cuando abrió los ojos, se encontró suspendida entre una densa nube blanca.

Cayó al vacío, y su cuerpo se perdió entre las brumas del Final.



Todo parecido con la realidad es pura coincidencia.