Te deseo lo mejor ;D

Publicado en Cosas que pasan el 26 de Abril, 2008, 11:02 por Saphira Aurion

Hace mucho tiempo soñábamos con estar juntos para siempre y trazábamos planes para vivir, dibujando nuestra casa, maquinando oficios y demás. Comenzamos y acabamos muchos proyectos, creamos historias y creamos magia, hicimos cosas imposibles y demostramos que todo se lo podía hacer con un par de ingredientes esenciales.

¡Nos lo pasábamos muy bien! Una habitación se convertía en un mundo, una casa, en varios universos. Se podía vivir y renacer varias veces, se era dos veces uno, y uno y uno sumaban muchos más de dos. Y conocimos a mucha gente, dimos vida a objetos inanimados, conocimos un universo altero en el que todo era al revés, y desciframos códigos, descubrimos misterios e indagamos todo lo que había por indagar. ¡También había neologismos y palabras secretas!

Nos pusimos metas y las cumplimos a medias, pero lo divertido fue el camino hasta conseguirlas. Hubo grandes verdades y algunas mentiras. ¡Y cada día podía haber sido el último, porque todos los disfrutábamos al máximo! ¿Y por qué no? ¡Éramos niños!

Después crecimos y las cosas seguían siendo lo que eran. Nos encontramos con gente que venía a molestar y respondimos brillantemente a las pullas. Luchamos contra gigantes y colosos y vencimos. Y de pronto, un día, cuando me desperté para continuar nuestro camino hacia la vida y por la vida, tú decidiste desertar y te marchaste. ¡Sucede a menudo! ¡Es cosa cierta!

Los sueños de vivir siempre como amigos se rompieron, las historias fueron olvidadas y los recuerdos pasaron a hacer daño. ¡Nos convertimos en enemigos! Y así pasaron unos cuantos años, hasta que pareció que se calmaban los ánimos. ¡Pero no era como antes! Lo que pasa no vuelve, y si lo hace, vuelve mil veces mejor, o mil veces peor. Y sucedió lo segundo, más que nada porque no había modo de que fuera mejor que o que había sido.

¡Y ahora! ¿Y ahora? Ahora yo estoy aquí y tú allí. ¡Lo pasaste muy bien al principio! Yo no dejaba de seguirte la pista desde lejos. Todo parecía ir bien, ¡y tan bien! Y aprendí muchas cosas. Cuando los caminos de dos personas se separan, ambas hacen nuevas amistades. Y ahí, de nuevo tomamos caminos diferentes: tú conociste a personas completamente nuevas, y te fue bien, ¡y yo profundicé en la relación que tenía con otros amigos y me fue mejor que bien, o eso creo yo!

Así que, pese a lo que podría haber parecido en el quinto párrafo de este texto, ¡la historia tiene un final feliz! Al fin y al cabo, el mundo es un lugar lleno de colores brillantes y preciosos, lleno de oportunidades, lleno de decisiones que te cambian de un camino a otro, a una velocidad tan enorme que crea una sensación de vértigo y euforia similar a la que produce una montaña rusa. ¡La música está sonando, y nunca dejará de sonar! Lo importante, estemos juntos o separados, es no llorar a quien se va, sino sonreír a quien llega. ¡Y está llegando mucha gente! ¡Así que disfruta de la fiesta!

No hay nada que no puedas hacer, no hay nada que no puedas soñar. No des tantas vueltas a las cosas porque a veces no es necesario, simplemente. Hay situaciones que son así y punto, y no hay más, así que acéptalas y pasa a lo siguiente, porque así es como se hace si quieres divertirte. Asúmelo: puedes ser lo que siempre has querido, puedes saltar y tocar el cielo, y si no se hace es porque no se quiere o no se cree que se puede.

Soñábamos con estar juntos para siempre, y ahora tú tienes una nueva vida con gente a la que empiezas a conocer desde fuera y te gusta lo que ves, y yo una nueva vida con gente a la que conozco perfectamente desde fuera y estoy empezando a conocer de verdad por dentro, y me gusta lo que veo.

¡No te lo cambiaría! Y me alegro por ello, y espero que tú tampoco.

Uuh-uuh-uuh... Ooh-ooh-huh