El niño que sobrevivió

Publicado en Cosas que pasan el 29 de Febrero, 2008, 17:43 por Laurarob

Aún recuerdo cuando me subí aquel día en la guagua. Avancé entre los asientos y mientras me acercaba a mi sitio, fui mirando hacia la izquierda, donde supuse que estaría ella. Y no me equivocaba: mirando por la ventana, a través de esas gafas que parecían no haber cambiado desde nunca, con el pelo rubio y alborotado, tal vez pensando en otra historia más que inventar.

La saludé mientras dejaba la mochila a mis pies, y comenzamos a hablar de los libros de "Los cinco". Yo había empezado con el segundo tomo y me estaban resultando fascinantes las aventuras que corrían estos chicos.

            -Ya, pero es que yo "Los Cinco" los tengo ya muy vistos –me dijo, y de pronto, se le iluminó la cara-. ¿Pero sabes qué libro está genial? Es uno nuevo que sacaron, me lo han regalado…

            -¿Cómo se llama?

            -Harry Potter y la piedra filosofal.

            Y así, damas y caballeros, fue como empezó todo.

            Tras haberme leído el primer libro, fui a por el segundo, y a por el tercero. En mi casa no podía dejar de leer, y cuando me despertaba, esperaba ansiosa al momento en el que me subiera a la guagua y comentara con mi amiga los momentos más emocionantes de la novela.

            -¿Por dónde vas? –me preguntaba casi antes de sentarme en el asiento. En cuanto le contestaba, hacía comentarios exclamatorios, y comentábamos lo que ocurría con mucha ilusión.

            -Pues ya verás cuando llegues a…

            -¡No, no me lo cuentes!

            Y ella levantaba los brazos, como queriendo detener el pequeño miedo que se iba formando en mi.

            -¡No, no, no te lo voy a contar! Quiero que llegues por ti sola. Además, a mi también me molesta mazo que me cuenten el final de los libros. ¡Pero luego pasa algo que… uff! –y agitaba la mano delante suya y ponía cara de impresión mientras sonreía.

            Y conforme pasaban los libros, ella me hablaba de su amor incondicional por Sirius, y yo del mío por Fred. Aunque ella no entendiera la diferencia entre los dos gemelos, a veces sacaba mi libro y le mostraba escenas en las que Fred era más ingenioso que George, y por eso era mi favorito.

            Aunque ya no fuera en mi guagua, a la espera del cuarto tomo, formamos una especie de "Club", con puntos de las casas, cuestionarios dibujos… Y mucha, mucha magia.

            Y en el día de hoy, de una forma extraña, esa magia se ha acabado súbitamente. Resulta difícil pensar que las gafas de Harry no se volverán a romper, o que Ron vuelva a burlarse inintencionadamente de Hermione, o que ésta vuelva a realizar un hechizo complicadísimo de forma perfecta. Son tantos los personajes, tantas las historias… Todos sabíamos que iba a llegar el final, sin embargo, nunca pensé que ese momento fuera ahora, hoy, tras 6 años (¡6 años viviendo conmigo! Lo que se dice pronto…), haya llegado el momento de decirles adiós al mago más maravilloso de la edad contemporánea… Pero lo mío no será un adiós, sino más bien un "hasta pronto", esperando que esta historia encante a miles de lectores más en el futuro como me encantó a mi.