Quiero pedir perdon

Publicado en Cosas que pasan el 13 de Octubre, 2007, 21:23 por Antibarbies

Quiero pedir perdón.

Perdón a todos aquellos que he olvidado, de una forma u otra, por ser demasiado egoísta.

Perdón a todos aquellos a los que he roto el corazón sin motivo

Perdón a todos aquellos que me quisieron y no me paré a cuestionar cuanto

Perdón a todos aquellos que estuvieron conmigo pero yo no estuve con ellos, enfrascada en mi misma

Perdón a todos aquellos que intentaron contar conmigo y yo les di la espalda

Perdón a todos aquellos…

 

Pero… ¿lo merezco? ¿Merezco que me perdonéis cuando toda la culpa ha sido mía y solo mía?

Reprochádmelo, decídmelo, y tenédmelo en cuenta.

He sido egoísta, tremendamente, teniendo en cuenta solo a una persona que ahora se ve a si misma pequeña y repugnante, un ser que no merece el cariño de nadie.

Cariño que, tantas veces, me habéis dado y yo no entendí, que intenté daros pero hace tiempo deje de hacerlo porque pensé que había cosas antes de eso.

Ahora veo mi error.

Lo siento, de veras.

Esta vez no voy a excusarme con "No me di cuenta". No, se acabó. Esta vez era consciente de lo que hacía, pero no intenté mejorarlo.

Sabía, intuía, que el cambio de colegio iba a ser uno muy grande, que nada iba a ser exactamente lo mismo. Pero no hice nada por evitar que ese cambio no afectara a mis verdaderos amigos.

Lo siento, de veras, en el alma. Lo siento y hasta ahora no me paré a pensar en todo el daño que he hecho.

Sé que no me lo podréis perdonar nunca, porque he hecho mucho daño.

He sido insensible, pensando que no iba a pasar nada, que no os darías demasiada cuenta de mi falta. Siempre pensaba: hoy hablo con ellos, pero acababa poniendo excusas.

He llorado con el artículo de Saphira, recordando todas las cosas y muchas más, la mayor parte de las que ha habido.

He visto a esas niñas ir a un hotel y una de ellas olvidarse una cuerda de bata allí y llorar más tarde al darse cuenta de que le falta su serpiente.

He visto también a esas niñas bañándose un una playa y jugar a ser seres que se entrenaban para no moverse con el golpe de las olas, como dos murallas que intentan proteger algo. Ninguna de ellas podía hacerle mucho frente al océano, pero entre las dos se animaban a continuar mutuamente. Y así, juntas, consiguieron más adelante hacerse amigas de un perro y burlarse de El Bigotes, que en realidad eran tres.

También las vio acompañadas de un lobo y una paloma que a veces cambiaba de forma, y tocar juntas el piano.

La niña que se fue ahora se encuentra mal, está triste viendo todo el daño que ha hecho. También está triste al darse cuenta de lo boba que fue.

¿Podrá la niña que se quedó perdonarla?

¿Podrá el resto?