28 de Septiembre, 2007


Who... is me?

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 28 de Septiembre, 2007, 0:05 por Saphira Aurion
Todos callados, escuchando su propia música por los cascos, música que se oye lejana, todas distintas y mezcladas, feas. Así es como funciona el mundo hoy en día. En mi cabeza, todas esas voces que se callan tras los reproductores de música parecen volverse locas y hablar sin control. No logro concentrarme. Quiero retirarme del mundo, ocultarme tras un cartel de "No molestar". Cada paso, una punzada. Cada flash de luz, mareo y colores que giran. Pero no puedo parar. Todo es una contradicción constante, voces y silencio, calma y latuidos, reposo obligado y presión intimidante. ¿Puedo llegar más lejos a esta velocidad, que ni siquiera es tanta como debería? ¿O se romperá mi motor por el camino?
¿Quiero seguir por ese camino, realmente?
El mundo es demasiado absurdo, demasiado complejo, no pertenezco a él. No quiero pertenecerle. Soy ajena a un universo que me enferma, que me marea, con tanta luz y sonidos tan altos, gritos, me que hacen desear encogerme y llorar, huir, pero sólo puedo mirar desconcertada y callarme mis impulsos que no puedo cumplir.
Y miro a mi alrededor y todo lo que me importaba antes parece un sinsentido, y todos están tan lejos que me siento como si lo mirara desde fuera. La vida es una obra de teatro que podría abandonar en cualquier momento sin problemas, porque mi guión ha pasado a contener sólo puntos suspensivos.
Quiero encerrarme en mi mundo, vivir para dentro en lugar de hacia el exterior, vivir en una de mis historias y que nadie me obligue a salir. Quiero alegrarme por cosas que yo misma creo, ideales para ello, llorar con situaciones que yo misma ideo, que puedo resolver con un par de letras si me conviene. Quiero permanecer en un lugar en el que no me duela la cabeza, nunca.
No soy yo, ya no, porque antes podía hacer todo esto y más, yo podía hacer malabarismos con las clases y olvidar los deberes y hacerlos en un momento en lugar de mirar al profesor con cara de perdida y decir que no los tengo, aparecer sin libros y tener una excusa para cada situación en lugar de encogerme de hombros y dejarlo correr. Podía leer y tocar el piano y y dedicar horas a CFP, y estudiar y sacar tiempo a la noche, rebañando, para escribir, y vivir a medias en una historia. Hay una muralla en mi mente que me impide utilizarla al completo. Me falta algo. Me falto yo.
Es como si antes mis días hubieran tenido 48 horas que se superponían: una en el mundo de fuera, otra en mis historias, y yo podía vivir esas dos vidas a la vez. Ahora, sólo tienen 24 horas. Sólo una vida. ¿Cuál de las dos? ¿Y a qué mundo se las dedico? ¿Mitad y mitad? No me gusta. ¿Qué ha pasado con la vida que me falta?
¿Qué parte de mi cabeza se ha muerto?