Tres tipos de persona (los que saben contar y los que no)

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 19 de Septiembre, 2007, 15:50 por Saphira Aurion
Una de las frases que más me gustan de Pink Dragon, de Daiichi, me la dijeron a mí hace poco en la vida real. Tengo que decirlo porque de esa forma la frase vale mucho más: no es lo mismo leer algo así en una historia a oírla en el mundo real.

"...y tampoco esperes que vengan y te extiendan la mano para ayudarte sin tú haberla pedido"

En ese momento, creí que, efectivamente, aquel ha sido mi error en muchos momentos. En cualquier caso, he reflexionado mucho sobre ello. Y he llegado a la conclusión de que, pese a lo que pensé con desánimo en un primer momento, hay algunas excepciones a esa genial frase.
Puede que haya otra forma de separar a las personas en tipos. Los que extienden la mano para ayudar si se lo piden, los que no ayudan aunque se lo pidan... y los que extienden la mano sin que se lo pidan.
Antes, yo pensaba incoentemente que TODAS las personas extendían la mano por sistema, aunque fuera sólo a sus seres queridos. Ahora, que he descubierto (y me han dicho bien claro y sabiamete) que no, valoro más a ese último tipo de persona.
Porque existen, sí, seguro. Personas que saben que estás mal y te llaman, que saben que no puedes salir y van a visitarte, que te arrancan una sonrisa en los malos momentos conun SMS, una llamada, que te hacen saber que se preocpan por ti, que están ahí, que no estás sola.
Personas que te ven en el suelo y se quedan contigo, personas que incluso se quedan una noche contigo en el hospital, dándote la mano, y te sonríen cuando te despiertas.
Sin que se lo pidas, por supuesto.
Lo hacen porque sí, porque te quieren o te aprecian, o a veces ni eso, simplemente porque son así.
Aunque no es muy largo ni muy poético, escribo esto para esas personas, que se merecen todo mi reconocimiento, aprecio, admiración y agradecimiento. No sólo por lo que algunas puedan haber hecho por mí, sino quizá simplemente por existir, por hacer un mundo en el que no con todas las personas haya que escribir una carta formal de petición, sellarla, firmarla, mandarla por duplicado, a doble espacio, fuente Times New Roman doce puntos, en un sobre oficial, con tres semanas de antelación, coger el recibo y recibir la respuesta, perderla, encontrarla y presentarse con ella en mano... para que hagan algo por ti. Aunque sea un SMS.
Por crear un mundo en el que si tecaes al suelo sintiendo dolor, no te quedes solo. Al menos, si hay uno de ellos presente.
Y sólo mencionar a algunas de estas personas que conozco. Algunas, porque me dejaré a varias, lo sé...

Stefan, Sara, Ibai, Cortón, Luis, Ruth, Antonio, Marta, Luis, Angelica, Miguel Ángel...

Gracias por no estar dentro de la regla...