Tres horas entretenidas... o_0

Publicado en Cosas que pasan el 22 de Junio, 2007, 16:04 por Saphira Aurion

¡Hola!

Bueno, a ver, como me apetece, os voy a contar las maravillosas aventuras que he corrido esta tarde :D

Veamos, salí de casa para ir a un sitio que no voy a decir cual es para que alguien no puedas intuir nada de nada pero que supongo que todos los demás sabéis cuál es... y los que no lo sepáis, está en el fin del mundo, por allá por la autopista del Norte, por allá por las cercanías del Alcampo. El caso es que salí de casa toda feliz, con el mp3 player, y caminé hasta una parada de bus que no es la que está más cerca de mi casa, pero me gusta más que la que hay justo enfrente porque está en mitad del campo :D El caso es que me senté allí a esperar el bus que teóricamente pasa cada media hora. Bueno, estuve allí sentada como una hora, cantando las canciones en voz alta (no había nadie en kilómetros a la redonda o__O) y aburriéndome como una MOOOOORSA hasta que llegó el bus y subí. Ah, estuvo lloviendo todo el rato, por cierto xD

Total, que llego a la estación de guaguas y allí cojo el bus que me lleva al sitio este, el Fin del Mundo. No me sabía la parada porque nunca había cogido ese bus, así que le pregunté al conductor y me dijo el número de paradas que faltaban para la mía. Y tranquila, me senté, me enchufé el mp3 y estuve mirando por la ventana inmersa en is pensamientos hasta que me di cuenta d que todos me miraban, y es que el conductor había parado en mi parada sin que yo apretara el botón y me estaba intentando decir que me bajara o__oU Qué buenas personas son algunos...

Me bajé y caminé muuuuucho rato por la carretera hasta llegar al sitio que quería /tuve que atravesar u centro comercial por el aparcamiento para atajar o.0), llegue al sitio que quería y compré lo que quería. El dependiente me regaló cosas incluso o_0 Creo que estaba cansado de mí y quería que me fuera, o algo xD

Luego volví a donde me había dejado el bus, atajando de nuevo por el centro comercial, y ¡sorpresa! La parada esa era sólo de ida. Así que vagué, y me perdí, buscando la otra parada. Entré en una gasolinera, pregunté el camino y me dijeron que estaba al otro lado de la autopista. Así que pude cruzar uno de esos grandes puentes que cruzan las autopistas por arriba y tiemblan cuando uno está encima. Siempre había querido pasar por uno de esos xD

Después caminé y salté tapias y crucé calles y me perdí hasta que divisé en la distancia una parada de bus. Me acerqué, agradecida, y leí un hermoso cartel que decía: “FUERA DE SERVICIO. DICULPEN LAS MOLESTIAS”.

Nada, hombre, disculpado está o_0 Seguí andando, con la firme convicción de que encontraría una parada tarde o temprano, y efectivamente, al rato la encontré. Era el típico ejemplo de parada de autobús... abandonada. Le faltaban barrotes y una de las pseudoparedes estaba destrozada, como si alguien le hubiera pegado un mordisco (lo prometo o_0). Vamos, que era un intento de parada (que triste, ¿no? xD). Como no me fiaba mucho de es parada, decidí seguir andando hasta la siguiente (suponiendo que hubiera una siguiente xD). Ante la perspectiva de una larga caminata, llamé a i primo Luis, que no podía hablar conmigo en ese momento, así que le pedí consejo. Tras constatar, incrédulo, que me hallaba en esa situación (Hola, Luis, si estuvieras perdido en una autopista, y hubieras encontrado una parada de bus abandonada, ¿seguirías andando hasta encontrar otra o te quedarías allí, con el riesgo de que no pase ningún bus?), me dijo que me quedara en la parada vieja. En ese momento pasó un inocente señor, así que corrí detrás de él, le detuve y le pregunté dónde podía coger el bus. Me acompañó hasta la parada “abandonada” y me dejó allí. Pues vale.

Luego allí cogí un bus a la estación, y allí otro bus hasta mi casa. Fin de la aventura.

Es una tontería, pero a pesar de todo, lo curioso es que me lo pasé bien o__O

Continuará en el próximo episodio de Cómo Perderse Seis veces en Una Tarde (o no xD)