Febrero del 2007


Ex-PunkPrincess

Publicado en Música (o no) el 26 de Febrero, 2007, 20:15 por Laurarob

¿Dónde estás, Avril?

Entiendo que maduraras...

... Pero de ahí a sacar una cancion donde bailas al mayor estilo del pop... Hay un gran paso

http://www.youtube.com/watch?v=UM6_6WWaoS0

No te conviertas en otra Britney Spears... Que da mucha pena ;_____;

Besos y abrazos <3 ¡¡¡Punk Rulez!!!

Sorry x100

Publicado en General el 25 de Febrero, 2007, 21:46 por Bolinkendo
Solo decir que ahora que el ordenador me va bien del todo sin paranoias publicare con mas asiduidad xD
Ahora mismo no puedo porque tengo cinco minutos para dejar el ordenador y preparar la mochila para mañana, pero me pondre un post-it para publicar cuanto antes X_xU
I feel really sorry u.U

Hoja en blanco. Torrente de ideas

Publicado en General el 24 de Febrero, 2007, 14:13 por Antibarbies

Siento no haberme pasado por aqui en tanto tiempo.

Una hoja en blanco. Virginidad, pureza. Torrente de ideas

Una hoja negra. Calor, tristeza. Torrente de ideas

Hoy he oído una canción nueva. No recuerdo su nombre, pero hablaba del amor. Como todas. Igualdad, tapadera. Sentimientos detrás de notas. Un piano va tocando, triste, lento. Sin letra. Una canción sin letra? Una canción sin mensaje? Emisor, receptor, canal. Ámsterdam, droga.

El tutor hablo con mi padre. No se que dijeron, pero no me han dicho nada. Tal vez todo este mejor que al principio. Ojala.

Un jueves agotador: tengo agujetas. Piernas, espalda. Medico. Ayer me dormí y no llegue al medico. Me espera una bronca, pero el lunes me darán el alta.

Seguridad? No lo se. Ellos dicen que si. Le creo? Ojala

Se me van abriendo ventanitas con anuncios. Los odio. Odio? Sentimiento duro e inflexible o, al contrario, una escapatoria? Bueno o malo? Depende de a que y de cuando. Y del nivel que alcance.

Cansancio, locura. Seguro? No. Si. Blanco. Negro. Gané.

Lagrimas. Mi hermana llora en el piso de abajo. Intente consolarla pero me echo de su cuarto. Rabieta. Rabia. Perro, Pros. El martes se comió parte de mi cuaderno de lengua castellana y el González lo vio. Se rió y lo enseño a la clase. Vergüenza. No fue mi culpa. Necesito otro cuaderno. Y un euro para comprarlo, no para la guagua.

Teclado. Me gusta su sonido, lo echaba de menos. Castigo, cárcel. Colegio. 3 suspendidas

Amor. Existe? Si. Es bueno? No lo se. Ojala. Creo en el. Y tú?

Lejanía, soledad. Rencor, pasión. Locura, sonrisas. Me gusta sonreír

Se me ha dormido el pie izquierdo. Noto como las hormigas van subiendo y lo comen poco a poco.

Con cuantos dedos escribes en el teclado? Yo uso pocos: 5 como máximo entre las dos manos. Me gusta ese número, tiene rima. Risa, alegría. Recuerdos de la primera vez que oí la rima. Susto.

La hoja va llegando a su fin. Se aleja del principio y pronto morirá. Caerá en el olvido, como todo. Y el alma, a donde va? Lejos? Cerca?

Nueva York. Central Park. Árboles, naturaleza. Me gustan los árboles verdes. Nunca he visto ninguno rojo.

No hay tema de conversación, así que se cambia. Modo estándar, nada de sentimientos. Nada de palabras cariñosas por parte de nadie. Para eso se ha hablado antes mucho. Es eso bueno? No. Pero no puedo evitarlo. O si puedo y no me atrevo. Es como un trozo de mantequilla en demasiado pan. Eso lo decía Bilbo Bolson en ESDLA. Me gusto mucho ese libro, especialmente el 2º. Tal vez todo mejore.

Frases simples, sin complicaciones. Como la vida. Paso de hacer frases largas. Tengo sueño, aunque hoy dormí mucho. Desde las 2 hasta las 11, más o menos. Me gusta dormir cuando hace frío. Siempre hace demasiado frío, aunque este abrigada por la multitud. El frío me recuerda al relato corto de alemán. Pero yo no quiero irme a América del sur. O si? Tal vez fuera interesante. Habrá que probar.

Japón, luces. Google Earth. Square Enix. Videojuegos, empresa. Trabajo, mudanza. Adiós. Para siempre? No, máximo 6 meses, a no ser que te cases con alguien de allí. No.

Soñadores que luchan. Ojala

Por qué escribo esto? Es fácil llenar una hoja así. Lo primero que se te ocurra, es como un juego. Personajes planos y personajes redondos. Objetividad. Hay alguien objetivo hoy en día? Yo no

Lógica

Publicado en Historias, cuentos y relatos el 22 de Febrero, 2007, 20:32 por Saphira Aurion
- ¿Quieres salir conmigo?
- No.
- ¿Quieres salir conmigo?
- No.
- ¿Quieres salir conmigo?
- No.
- ¿Saldrías conmigo?
- No.
- Oye... ¿quieres salir conmigo?
- No.
- Por favor... ¿sales conmigo?
- ¡Que no!
- ...
- ...
- Te odio.
- ...
- ...
- ¿Quieres salir conmigo?



Querida compañera de clase

Publicado en Cosas que pasan el 20 de Febrero, 2007, 22:19 por Saphira Aurion

Querida compañera:
 

Antes de ayer me hablaste sonriendo, pero con una sonrisa que desmentían tus ojos, me hablaste como se les habla a los niños pequeños o a los locos, con un brillo de burla en tu mirada, con tus amigos expectantes escuchando, sabiendo que estás haciendo una gracia. Ayer te sentaste encima de mi mesa, y cuando te pedí que te quitaras te molestaste, como si yo no tuviera derecho alguno a perturbar tu procedimiento de hacer lo que se te antoja a cada instante. Hoy me miraste mal, me hablaste con asco, te metiste conmigo y me insultaste, te burlaste de mí, me dejaste en mal lugar delante de todos.

Crees que eres superior a mí, piensas que tienes derecho a tratarme como quieras. No te lo discuto, cada cual tiene su opinión, y tengo claro que tú tienes esa forma de ver el mundo. Y si para ti soy una hormiga, lo que te diga un insecto no va a cambiar tu modo de verme. Así que ahorraré tiempo y esfuerzo y no trataré de convencerte de nada. Creo, simplemente, que somos diferentes.

Miro hacia atrás y veo que incluso de niñas fuimos diferentes, yo con pantalones, tú con falda rosa, yo pelo corto y revuelto, tú primorosas coletitas. Yo con un peluche en la mano, un león, un perro, tú con una muñequita tan delicada como su dueña. Yo saltando y jugando, volviendo a casa despeinada y con la ropa sucia de andar por ahí, tú sentándote a jugar a las mamás y los papás.

Y más adelante, unos pocos años tal vez, lo mismo. Yo con gafas, siempre un poco torcidas (como ahora, ¿lo ves?), en camiseta, tú con ropa de marca, preocupándote por esas cosas ya a los ocho años. Yo sentada en el suelo, leyendo El Señor de los Anillos y tú con la Vogue. Yo alternando con elfos y orcos, llevando una espada en mi mente, tú aprendiendo las últimas tendencias de la moda para mujeres diez años mayores. A mundos de distancia.

Aún hoy en día, tú eres tan elegante, tan distinguida a primera vista, y yo soy la que te mira por encima de las gafas cuando gritas palabrotas en el patio. Tú haces las tareas con cuidado, yo sé qué es una fragata. Tú preguntas qué significa "cáustico", yo respondo, tú sacas buenas notas, yo no. Tú eres limpia, cuidadosa y ordenada, yo soy despistada y sueño despierta. Creo que tú no sueñas ni dormida.

Así hasta hoy. Pero, escucha, niña que no sueña, ¿puedes imaginar cómo será el futuro? Yo puedo decírtelo si quieres.

Tú vivirás en una casa grande, tendrás una vida organizada, limpia y de plástico. Trabajarás en alguna oficina o serás la dueña de alguna bonita empresa. Estarás casada, con hijos a los que educará otra persona porque tú estarás ocupada. Irán a casa de sus abuelos y verán Magic English, que es educativo, y por las tardes se sentarás dos horas diarias a estudiar, a parte de hacer los deberes. Después, cenarán solos en la cocina y cuando tú vuelvas a casa, les darás las buenas noches a esos niños tan monos, bañaditos y en pijama que te traerán los exámenes para que se los firmes. Si son buenas notas, que lo serán, les podrás dar el merecido premio, como el nuevo reproductor de música de moda al chaval y esas botas de tacón a la niña. Y después, buenas noches y a la cama.

Yo viviré en una casa en la que siempre habrá un problema por arreglar, una pared que pintar o un cajón que no se abre. Puede que tenga pareja, y trabajaré en lo que me guste. Tendré tiempo para estar con mis hijos, pero aún así de vez en cuando los llevaré a casa de los abuelos, donde verán antiguas películas mudas de risa con el abuelo, y la abuela les contará cuentos o trabajará con ellos en el jardín, enseñándoles a cuidar las plantas. Después, cenaremos todos juntos en la cocina, puede que debajo de esa lámpara que hay que cambiar y nunca se cambia, y me contarán todas esas cosas emocionantes que les hayan pasado durante el día. Después, subiremos a su habitación e inventaré un cuento para el pequeño, mientras que la mayor viene a pedirme que le recomiende un libro.

Un día coincidiremos en el supermercado, tú vestida como para ir a una boda, yo en vaqueros. Tu hijo mayor estará durmiendo aún porque ayer por la noche salió y tiene resaca, mi hija estará haciendo senderismo con sus amigos. Tu hija pequeña estará sentada en el carrito, vestidita de rosa y con una muñeca en los brazos. No será como la que tenías tú, ésta habla, anda y se va con los colegas de fiesta por las noches. Mi hijo estará sentado en el carrito también, pero con la vista fija en algún libro de Kipling, o tal vez de Asimov. Le encantará la Ciencia Ficción, como a su madre.

Hablaremos un momento, trataremos de que los niños se saluden, pero la tuya estará a punto de tener una rabieta y el mío estará enfrascado en su libro. Tú y yo intercambiaremos unas pocas palabras sobre lo que ha pasado en todos esos años, me hablarás de tu vida, de tu marido, de esos desconocidos que son tus hijos.

Y entonces, querida compañera, seré yo la que te sonría y te hable como a los locos o a los niños pequeños, pero con un brillo de lástima en la mirada.

^^!

Publicado en General el 17 de Febrero, 2007, 22:08 por Quien_vosotros_sabeis

CHICHOOOOOOOS!!!! A ver si el martes nos acoplamos para grabar la mielda esa der videoclip. Si eso, me avisan, que tengo que hacer las maquetas y todo el roio para las naves espaciales y comprar mascarillas y ... xD a ver, escribo lista de cosas que necesitamos! dos puntos

  1. la INTRO con mayúsculas. El interior de una nave (podemos grabar en alguna casa en un cuarto normal y corriente). tres marcianos hablan. los marcianos son simples personas (ejem xD me refiero a los actores) vestidos de buzo sin la maia, es decir, con las gafas, el tubo, las aletas...guantes y ropa ajustada, que se yo, lo que se nos ocurra pero que sea muy muy patetico. estan fumandose un porro de polvo de estrellas o algo parecido, bebiendo coca cola alieligena, algo asi, se aceptan sugerencias y hablan sobre la próxima conkista de un planeta. sería un puntazo que los marcianos hablaran en un idioma que no se entendiera y que alguen hiciera de traductor vestido como un presentador todo enxaketao y makillao y traduciendo lo que dice al español. cuando @l@ traductor@  diga que van a konkistar a la tierra, sacamos el carton negro patetico con estrellistas y la nave espacial y la tierra hecha a mano y hacemos un simulacro de aterrizaje. Llegado a este punto necesitamos cajas de carton (una me basta) de las k los marcianos saldran al estrellarse contra santa cruz de tenerife :)
  2. los efectos especiales los hará alguien con la voz y en algun momento kiero k se vea la cara del nota como si al camara se le hubiera ido el pulso :)
  3. el resto es la cancion, donde los humanos (aunk no lo ponga en la cancion , las cosas del videoclip seran un fisco distintas a las de la cancion) se hacen amigos y se van todos juntos a ver la guerra de las galaxias o algo asi (estaria tb bomba que los marcianos se rieran de dark vader por lo irreal k es o k fuera el padre de alguno de ellos x'DDDDD)

ea chichos! nos vemos mañana!!! besoncios!

Cuando no hay caminos

Publicado en Historias, cuentos y relatos el 16 de Febrero, 2007, 19:59 por Saphira Aurion
Esto es un relato que escribí para mí, sin concurso, sin nada de nada. Me entró la vena y lo escribí. Lo cuelgo aquí, aunque como es tan largo no creo que lo leáis, pedazo de vagos xD Pero si lo hacéis, comentadme, please >_>
Sólo como apunte pongo que todos los datos histórico-culturales que doy son reales. Es una historia realista, no he inventado nada del mundo ni de la sociedad en la que se desarrolla. Por supuesto, ni soy historiadora ni hemos dado este tema en profundidad en el colegio, me he informado por mi cuenta, así que puede haber algún que otro fallo. Espero que me los perdonéis y me los señaléis si los encontráis ó.ò
Y ahora ya corto el rollo y pongo la historia =D Sólo añadir que me encanta el personaje de Zéphyro (en griego, escrito ζέφυρος ^^ ).



Cuando no hay caminos

Imperio Romano. Siglo II a. C.

(Tras la conquista de la Magna Grecia)

Una lágrima resbaló por su mejilla, dibujando un brillante camino húmedo sobre su rostro. El niño ocultó aún más la cara entre las manos, ahogando los sollozos. Estaba en el jardín, sentado en un rincón junto al muro, no muy lejos del estanque de agua salada en el que su familia criaba morenas, de forma que podía escuchar el murmullo del agua. La tarde aún no había caído, y los rayos anaranjados del sol todavía se colaban por entre las hojas iluminando el césped y la zona empedrada del patio interior. El niño, vestido con una túnica blanca de manga larga, se ocultaba en lo posible, tratando de que no se le viera desde la casa. Tenía ya catorce años, por lo que desde hacía dos no acudía a la schola, la escuela pública, pues había terminado la enseñanza primaria. Incluso a esa temprana edad se podía adivinar que sería un adulto fuerte; tenía anchos hombros y un rostro de rasgos firmes, hasta mientras lloraba. El cabello era muy oscuro, como el carbón, y sin embargo sus ojos mostraban el color del mar. Al noveno día de su nacimiento, en su dies lustricus, su padre le había dado el nombre de Kaeso Spurius Scipio minor.

Oyó el sonido de unas sandalias caminando por el suelo de piedra del peristilo. Volvió la cabeza, reconociendo al instante aquellos pasos. Acercándose a él mientras atravesaba la galería que rodeaba el jardín interior venía su grammaticus particular, el maestro que le enseñaba filosofía, historia, cultura helénica, textos griegos y retórica clásica. Se trataba de un joven liberto de procedencia griega, que habiendo sido esclavo de su padre, había recibido la libertad unos años antes. Conservaba aún su nombre griego, Zéphyro.

Cuando el maestro salió de entre las columnas, Kaeso pudo ver que traía consigo dos o tres rollos, tablillas de cera y un estilo, además de su inseparable barbitón. El grammaticus cruzó la hierba del jardín hacia él, con su calma habitual. Aunque fuera un esclavo recién liberado, no perteneciera a ninguna familia rica y dependiera del padre de Kaeso, el joven griego era atractivo, y el niño no podía menos que admirarle e incluso envidiarle en secreto. A Zéphyro aún le quedaban años para cumplir los treinta. Tenía el cabello ligeramente rizado y de color arena mojada. Sus ojos eran del mismo tono que la miel, y solían brillar emocionados por cualquier cosa. Tenía los labios tan finos como locuaz y afilada su lengua, y por su rostro de rasgos bien definidos se notaba algo de vello facial, pues no acudía a la tonstrinae todos los días. Cuando no apretaba los labios en ademán de concentración o sonreía luminosamente, solía mostrar una ambigua media sonrisa que podía significar cualquier cosa. Vestía sandalias de cuero y una túnica de color claro. No utilizaba tintes ni otras herramientas cosméticas, como hacían muchos romanos, aunque siempre olía ligeramente a limón, por lo que Kaeso sospechaba, aunque nunca se había atrevido a preguntárselo, que se perfumaba.

El niño ocultó de nuevo el rostro cuando su maestro estuvo próximo a él, deseando que no le viera en aquel estado. Zéphyro se sentó despreocupadamente a su lado, fingiendo que el llanto de su alumno le había pasado desapercibido.

-   Buenas tardes, Kaeso- saludó en tono jovial.

Como compartía nombre con su padre, todos en la casa acostumbraban a llamarle minor. El que el maestro utilizara su verdadero praenomen agradaba al chico.

-   Buena tardes, grammaticus- respondió, intentando que no se le quebrara la voz.

Zéphyro dejó su preciado barbitón en el suelo y procedió a estudiar los rollos que traía con entusiasmo. Kaeso dedujo que los acababa de adquirir, y le conmovió que acudiera tan prontamente a compartirlos con él.

-   ¿Has estado toda la mañana en el foro?- preguntó.

-   Sólo un rato- respondió el maestro-. Después estuve en las termas, el laconicum- comentó, en tono satisfecho-. Deberías haber venido.

Kaeso negó con la cabeza. No le agradaba el calor seco de aquella habitación de la termas. Tanto aquélla como el sudatorio, con el humeante vapor le irritaban. Al advertir la circunspección de su alumno, Zéphyro soltó una carcajada.

-   He conseguido estos rollos sobre mitología. ¿No me preguntabas el otro día sobre Eros? Aquí tienes- le tendió uno de los rollos-. El hijo de Afrodita y Ares, a quién tú llamas Cupido- calló, al ver que Kaeso no reaccionaba-. ¿No? Bueno, previne que el hambre de tu mente no era tanta como la de tu estómago, así que también te traje un poco de halva. Con pistachos.

Le lanzó un pequeño paquete que Kaeso atrapó sin dificultad. Normalmente, el dulce de miel y semillas de sémola le encantaba, sobre todo si contenía pistachos, pero aquel día le daba igual.

-   Euge- exclamó, con ironía.

Zéphyro le estudió un momento con la mirada. Finalmente, dándose por vencido en su intento de distraer a su alumno, sacudió la cabeza.

-   El día en el que deje de entusiasmarte el halva será el fin del mundo, puer- comentó-. ¿Debo suponer que ese día está cercano?

-   No bromees conmigo, Zéphyro. Hoy nada ha ido como debería... soy el ser más desgraciado del mundo.

-   Es cierto que esperaba encontrarte en el atrio y no aquí, pero tampoco es para tanto- bromeó el maestro-. No te aflijas, no me ha costado mucho encontrarte, de todas formas.

-   El impluvium pierde agua y lo están reparado, así que el atrio no es un buen lugar para estar- gruñó Kaeso-. De todas formas, no es por eso.

Zéphyro se inclinó para recuperar el paquete de halva, puso uno de los dulces en las manos de su alumno, y guardó el otro para sí. Lo mordió, dejando que el sabor le empalagara el paladar, y se inclinó hacia atrás. El murmullo del estanque sonaba como un rumor constante en sus oídos, y aquello le agradaba.

-   Está bien, cuéntamelo- rogó.

El joven romano se volvió hacia él.

-   Pater me ha llamado para hablar conmigo- inspiró-. Dentro de dos años tendré que alistarme en el ejército, o bien empezar una carrera política. Pater quiere que vaya al ejército, al servicio de Roma.

Zéphyro asintió, en silencio, sin comprender dónde estaba el problema. Kaeso suspiró suavemente.

-   No quiero. Sé que parezco un guerrero, pero me da... no quiero entrar en batalla ni ir al ejército. No quiero.

-   Tienes miedo- comprendió el grammaticus, y previniendo la próxima fervorosa protesta de su alumno, se apresuró a agregar-. Eso no es malo, a mí puedes decírmelo con tranquilidad. No te lo voy a reprochar, puer- aseguró.

Kaeso hizo un mohín disgustado.

-   Pater dice que los hombres no tienen miedo.

-   ¿Ah, no? No soy nadie para contradecir a tu padre, Kaeso, y lo sabes. Pero sí puedo decirte que yo he estado asustado muchas veces. Y hasta donde sé, soy un hombre como cualquier otro.

El alumno guardó silencio un momento, pensativo.

-   ¿Cuándo has tenido miedo, Zéphyro?

El griego le miró un instante, con los ojos miel muy serios.

-   Cuando tu pater me compró, por ejemplo, estaba asustado. No sabía qué iba a pasar, ni qué clase de persona era, ni cómo me iba a tratar. No podía defenderme, ni hacer nada. Tuve que ver cómo un hombre desconocido me compraba por unos sestercios. Y estaba muerto de miedo.

-   Eso fue antes de que yo naciera, ¿verdad?

-   No, tenías ya dos años. Yo tenía, más o menos, los que tú ahora. Y antes de eso ya había tenido miedo muchas otras veces. Creo que todos los hombres se asustan alguna vez. Lo importante es superarlo, ¿sabes?

-   Tú lo superaste, ¿verdad?

-   Claro. Tuve suerte, tu pater era un hombre bueno y me trataron bien. Y ahora soy libre, trabajo en lo que siempre quise, y tengo un buen alumno. Tú nunca lo tendrás que pasar tan mal, si tienes suerte, puer. Por esto.

El maestro alargó la mano y tocó suavemente el amuleto de cuero que colgaba del cuello de Kaeso. Su bulla, que le señalaba como niño nacido libre.

-   Aún así...  no quiero ir. Zéphyro, ¿qué me aconsejarías tú?

El maestro suspiró.

-   Lo que yo opine no es nada comparado con lo que te aconseje tu pater, Kaeso, lo sabes. Yo te diría que te dedicaras a la oratoria. Que siguieras estudiando con un rhetor, un profesor de retórica, y aprendieras los dos géneros de la declamación: el Suasoriae y el Controversiae. Pero has de hacer lo que tu pater te indique.

-   ¿Por qué? ¿Por qué tengo que servir a Roma formando parte del ejército romano?

-   Porque en Roma, las personas pertenecen al Imperio igual que los esclavos a sus amos. Tú eres ciudadano del Estado antes que Kaeso Spurius Scipio minor, no puedes hacer nada contra eso.

Kaeso permaneció en silencio, y el grammaticus decidió dejar reflexionar a su alumno, por lo que cogió de nuevo su barbitón y rasgueó sus cuerdas. El joven maestro adoraba su instrumento, parecido a una lira griega de líneas más esbeltas de lo normal. El barbitón era utilizado por los poetas, ya que la poesía griega era siempre cantada. El grammaticus arrancó un grave arpegio del instrumento, que sonó dulce a sus oídos.

-   Duo, tres, quattor... –murmuró.

-   No toques ahora- le interrumpió Kaeso, y Zéphyro le miró con sorpresa-. Hablemos un rato más, luego si quieres iré a buscar una pandereta y te acompañaré en la música.

-   De acuerdo- accedió el maestro-. ¿Por qué lo dices? ¿Hay algo más que me quieras contar?

-   Sí...- murmuró el alumno, y desvió la mirada con vergüenza-. Se trata de una mujer.

Zéphyro sonrió y esperó a que él continuara.

-   Una muchacha que acudía conmigo a la schola, y que vive cerca de aquí... desde que acabamos la educación primaria, hemos estado viéndonos de cuando en cuando. Se llama Livia.

-   ¿La quieres?

-   Sí... creo que sí- admitió el niño, sonrojándose-. Creo que Eros, o Cupido, me ha disparado una flecha.

-   Y tú no eres nadie para oponerte a los deseos de un dios- sonrió Zéphyro.

-   Tú... ¿has estado enamorado, Zéphyro?

El joven griego recordó fugazmente una noche prohibida en la que había estado en aquel mismo jardín, con una mujer, escuchando al agua cómplice murmurar junto a ellos... pero no podía hablar de eso, ni siquiera con su alumno, pues las paredes tenían oídos y él era un liberto y tenía estrictamente vedada cualquier relación con una mujer libre. De forma que se amparó de nuevo en la parte de su vida que el joven romano no conocía, en los años en los que había sido un ser humano libre, en su hogar. Kaeso no sabía prácticamente nada de lo que él había vivido antes de ir a parar a la casa de su padre, así que podía mentir todo lo que quisiera en aquel aspecto.

-   Sí- respondió con calmosa falsedad-. Pero hace mucho tiempo, cuando no vivía aquí.

-   Entonces me comprenderás. Livia ha cumplido ya los catorce... y sus padres la han prometido a un hombre mayor, que vive lejos de aquí. Se va a casar... ya no la puedo ver más.

Zéphyro le colocó una mano en el hombro a su alumno, con la intención de animarlo.

-   Lo siento. A veces, Eros es cruel- murmuró-. ¿Con quién se va a casar?

-   Con Publius Claudius Escauro.

-   El editor de los últimos combates de gladiadores- comprendió Zéphyro, frunciendo el ceño con disgusto.

Kaeso lo miró de reojo. Sabía que el maestro detestaba las luchas de gladiadores, y que lo miraba con desaprobación cuando acompañaba a su familia a verlas. Aunque alguna vez el liberto había sido invitado a acompañarles, se había negado rotundamente, prefiriendo quedarse a leer o a tocar el barbitón.

-   ¿Por qué odias tanto los combates?- preguntó, desviándose del tema anterior.

-   Porque los gladiadores, en su mayoría, son esclavos que no desean estar allí, a quienes obligan a luchar hasta morir. Imagina que, en lugar de querer tu padre mandarte al ejército a luchar por Roma, tuvieras que ir obligado a la arena, sabiendo que hay muchísimas posibilidades de morir, y no por defender a tu gente, sino para entretenerles. Que no morirás con gloria, sino bajo gritos de "¡Iugula! ¡Degüéllalo!" del público.

Kaeso le observó, callado, apabullado por su apasionado discurso. Imaginó el miedo que habría pasado su grammaticus al ser esclavo, pensando que podía haber sido comprado para eso. El maestro no poseía una constitución muy atlética, pero aún así, era comprensible que sintiera que había estado cerca de acabar así, y que despreciara aquello con toda su alma.

-   ...Y porque están los lorarii, que golpean a los gladiadores que no quieren luchar. Por eso lo odio, puer. Pero no tienes por qué ser de la misma opinión que yo, eres un ingenuus, un hijo de libre.

El alumno bajó la mirada, como si se sintiera un poco culpable por haber nacido libre, sin problemas, y estar llorando mientras su maestro sonreía.

-   Has pasado por tantas cosas, Zéphyro- susurró-, que mis problemas te parecen de niños, ¿verdad?

Sin pretenderlo, el pequeño romano empezó a llorar. Su maestro dudó un momento, luego se levantó y se acuclilló a su lado para rodearle con un brazo. Kaeso sintió más claramente que nunca el aroma a limón que impregnaba al grammaticus. Al cabo de un momento, Zéphyro retiró su abrazo alentador, pero se quedó junto a él de todas formas.

-   Nunca he pensado eso, puer- explicó-. Tus problemas siempre me han importado. Lo que te ocurre a ti, tal vez parezca una nimiedad comparado con el problema de otra persona... pero para ti son tan grandes tus asuntos como para cualquier otro los suyos, ¿lo entiendes? De forma que tus problemas no son menos importantes. Todo depende del punto de vista del cual se mire.

-   ¿Y desde qué punto de vista me miras tú?

-   Desde el punto de vista de alguien a quien le importas. Y también me importan tus problemas. Además, a tu edad, empiezas a descubrir el mundo... y las penas y las alegrías son mucho más intensas. Yo también lo he pasado... lo sé -concluyó, con una sonrisa.

-   Zéphyro... no sé qué hacer...

-   La vida es así.

Kaeso levantó la mirada, secándose las lágrimas con el dorso de la mano.

-   Así, ¿cómo?

-   Con caminos.

-   ¿Caminos?

-   Sí. A veces hay muchos, y no sabes elegir... y a veces no eres capaz de ver ninguno, pero hay que seguir. Entonces, hay que buscar el camino de uno.

El maestro levantó la mirada al cielo, y su discípulo la siguió, para contemplar las nubes que se movían presurosas por el azul, como si ellas también tuvieran prisa por seguir sus caminos invisibles para los mortales.

-   Tu pater sólo quiere lo mejor para ti- dijo el grammaticus-. Y probablemente, escojas el camino que escojas, encontrarás la manera de ser feliz. A veces, eso es posible aunque nos obliguen a hacer cosas que no deseamos.

-   ¿Y Livia?

-   Los caminos de las personas se juntan y se separan, Kaeso. Vosotros habéis caminado juntos, y ahora os veis separados. Puede que volváis a encontraros, o puede que no, hay que resignarse a ello. Y te diré una cosa, aunque es posible que ahora no me creas: en el mundo hay otras mujeres.

-   No como ella.

-   Ya lo veremos- sonrió él.

-   Entonces... ¿simplemente debo seguir e improvisar?

-   Debes seguir adelante y hacerlo lo mejor que puedas. Y disfrutar de la vida, que es emocionante aunque a veces pasen cosas que no nos gusten.

-   Tú lo sabes bien, ¿no?

-   Sí... y yo he tenido suerte dentro de lo que cabe, Kaeso. No estoy disgustado con eso.

-   ¿...Zéphyro?

-   ¿Sí, puer?

-   Gracias por el halva- Kaeso engulló rápidamente su parte del dulce.

Zéphyro sonrió. Antes de que pudiera decir nada, llamaron a su alumno desde el interior de la casa. Era la voz de su padre.

-   Ve- sugirió Zéphyro-. Tal vez esté dispuesto a negociar su decisión contigo.

Kaeso esbozó una sonrisa y se levantó. Tomó un momento las manos del maestro entre las suyas, dándole silenciosamente las gracias, y después echó a correr hacia la casa, donde su padre le esperaba.

El grammaticus le vio marchar, mientras sus dedos acariciaban suavemente las cuerdas de su barbitón, haciéndole cantar.

-   Te lleven a donde te lleven los caminos de los dioses, Kaeso- murmuró, para sí-, te convertirás en un hombre comprensivo y bueno. Aunque nuestras rutas se separen y no llegue a verlo... en eso puedo declararme sin duda triunfante.

Con su media sonrisa habitual, recogió sus rollos, las tablillas de cera, el estilo y su preciado instrumento, y echó a andar por su propio camino, que de momento, le llevaba a través del peristilo.

San Valentín

Publicado en General el 14 de Febrero, 2007, 18:56 por Saphira Aurion

Bueno, hay varios tipos de pensar sobre San Valentín. Hay quienes lo aman y quienes lo odian. A mí personalmente, me parece una idea muy bonita, pero como se ha convertuido en el Día del Corte Inglés, me ha ido dejando de gustar xD Aún así, he superado mi odio (bien!!) y he hecho un par de investigaciones en este día tan especial (xD).
Antes de empezar, os hago notar que el artículo estará amorosamente decorado con amorosas imágenes de San Valentín. Todas ellas las podéis encontrar buscando "San Valentín" en Google imágenes (sí, esa cosa con muchas oes O.o), exceptuando la de arriba, que es de Lironcillo ^^ *aplausos =D *


San Valentín: La historia  (o__O)
Esta celebración, ya a nivel internacional, se remonta sin embargo a la Antigua Grecia a Roma. En el calendario de la Antigua Atenas, entre mediados de enero y mediados de febrero era el mes de Gamelion, dedicado al sagrado matrimonio de Zeus y Hera. En la antigua Roma, el 15 de febrero se celebraban las fiestas en honor del dios de la fertilidad (conque amor y amistad, ¿eh? xDD).

Curiosidades de San Valentín (mataron al gato)
La fiesta se intridujo en España a mediados del siglo XX con el fin de incentivar la compra de regalos
En Japón, son las mujeres quienes regalan chocolates a los hombres, ya sean sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. Como una especie de compensación, también producto del mercadeo, los hombres devuelven el favor un mes después, en una celebración conocida comoWhite Dat en la cual se suelen regalar chocolates blancos, malvaviscos o cualquier obsequio de color blanco, incluso ropa interior.
Al regalar rosas, la tradición dice que las rojas significan amor, las amarillas amistad, y las blancas paz.

Citas pastelosas de San Valentín
Siempre están los que no saben qué mandar a sus enamorados... ¡No pasa nada! Ahora ni siquiera hay que esforzarse un poco para ser romántico: en Internet hay miles de páginas de citas y frases bonitas con las que encandilar a tu pareja. Además, como todo el mundo manda las mismas, demuestras conoces la poesía del país. (o no xD)
He visitado varias de esas páginas con harto dolor de corazón (xD) y de entre todas las chorradas pastelosas he escogido las mejores xDDD Aquí os las traigo:

"El amor es el único deporte que no se suspende por falta de luz" (N. Clarasó)
Buenísima. Se derretirán a tus pies xD

"¡Qué placer da estar enamorado! Duele tan delicadamente el corazón, que incluso dejamos de hacer la siestecita por gozar de una inquietud." (G. Golman)
Qué de sacrificios, oye xDDD

"Los mejores momentos de un amor son aquellos en que te asalta una sirena y dulce melancolía..." (G. Leopardi)
Bueno, vale, en el original ponía "serena" ... pero así gana mucho xDDD

"Si no te aman com tu quieres que te amen, ¿qué importa que te amen?" (Amado Nervo)
Esta es brutal. Primero, se la mandas a tu novi@ y vamos, seguro que le parece superromántico [/ironía] xD Luego ya le agregas un: "P.D. Pablito clavó un clavito", y ya es la repera en bicicleta. Y lo mejor de todo, finalmente, es el nombre de pila del que lo escribió. Qué crack xDDD

"Los enamorados no ven en todo el mundo más que a sí mismos; pero se olvidan de que el mundo los ve." (A. von Platen)
Y tan cierto xDDD

"Las pulseras de metal suenan si son dos." (Proverbio africano)

Ah, la sabiduría xDD




"El abrelatas me ha hecho un extraño" xDDDDDD

Con esto os dejo ya. ¡Feliz San Valentín a todos! ¡Os quieeerooo! (Zzzzz)


¡Vivan los novios!

Publicado en General el 13 de Febrero, 2007, 17:23 por Saphira Aurion
Con relación (doble sentido xD) a San Valentín, que es mañana, o tal vez con relación a hoy, que es martes 13, voy a escribir un muy serio artículo sobre las bodas. Oh, que bonito, la cúspide de una relación amorosa, ¿o no? Yo creo que no xD Pero haré como que sí y escrbiré esto sobre...



MI BODA IDEAL

Parte 1. Sobre el vestuario

Para empezar, nada de trajes convencionales. Tanto el novio como la novia deberán ir vestidos como una famosa pareja de película (como Arwen y Aragorn, Han Solo y la Princesa Leia, Kirk y Spock, Simba y Nala, C3PO y R2D2... vamos, lo que quieran). De no ser posile, deberá ir la novia vestida de novio y el novio de novia.
Todos los invitados, repito, TODOS, deberán ir cosplayados de personajes de anime, manga, películas consideradas "frikis" (ESDLA, Star Wars, Star Treck, La Guía del Autoestopista Galáctico, los Caballeros de la Mesa Cuadrada, laaargo etc). Por supuesto, estará terminantemente prohibido decir "ni" durante la ceremonia.
El cura que oficie la boda deberá ir vestido de Darth Vader. Máscara incluida. Sin embargo, no está obligado a hablar como si se ahogara en cada bocanada de aire. Esto sólo será obligatorio al pronunciar la frase "Yo sou tu cura". Después, podrá quitarse la máscara. Por debajo, estaría bien que llevara una nariz de payaso. No lo olvidéis: lo sorprendente está de moda.
Todos los invitados deberán portar una espada, ya sea láser o convencional. Al acabar, deberán formar un túnel levantando las espadas para que pasen los novios.


Parte 2. Sobre la ceremonia

La boda comenzará como todas: por el principio de los tiempos. Todo el mundo entrará a lo bestia en el sitio donde se celebre. Las flores NO deberán ser de verdad. se usarán florecitas de cartón recortadas por niños de guardería (si no se dispone de niños de guardería, deberán recortarse con la mano izquierda, haciendo el pino, sin tijeras o a ciegas. A libre elección).

No deberá mencionarse l palabra "boda" ni "ceremonia". Cada vez que se aluda a este suceso, se hará como "el sagrado cumplimiento de la Profecía".  Luego, los novios se pondrán uno al otro los Anillos de Poder. 


Al salir, no se deberá tirar arroz, sino ositos de goma, mientras los dos novios abren la boca. Si se quiere, ese es el instante perfecto para comenzar una guerra de comida (o de cualquier otra cosa, que tirar la comida es malo).


Y llegados a este punto, me he aburrido, así que acabo esto y me voy xD


¡Bye!


Las chicas

Publicado en General el 13 de Febrero, 2007, 16:59 por Laurarob
  • Las chicas ya no sonríen porque temen que se les corra el maquillaje.
  • Tampoco hablan porque tienen miedo de tener arrugas.
  • Crecen demasiado rápido para demostrarse a sí mismas que son lo suficientemente maduras como para no echar de menos a sus padres.
  • Prefieren un lío de una noche a una relación estable porque temen el compromiso y el hablar las cosas.

  • Las chicas prefieren oír la música al máximo para huír del mundo que les rodea.
  • Enseñan más de lo que deberían porque piensan que sólo así encontrarán a alguien.
  • Se hacen las tontas porque piensan que los chicos buscan poder dominarlas a su antojo.
  • Piensan que tus amigas siempre te perdonarán, pero ellas mismas no perdonan.

Las chicas como yo... Piensan que no todas somos así.

Sólo algunas.

¡Cambia tu forma de pensar!

¡Empatía!

... No sé qué decir. Ha sido un impulso. Puede que ni yo misma piense así.

Sólo a veces.

¡Cambiaré mi forma de pensar!

¡Necesito empatía!

¡Besos! <3

Artículos anteriores en Febrero del 2007