23 de Enero, 2007


Nada importante

Publicado en Filosofía, pensamientos y reflexiones el 23 de Enero, 2007, 0:42 por Saphira Aurion


BIENVENIDOS a la RepúblicaIndependiente de Mi Cuarto.

Nos encontramos en este momento en el extremo sureste del territorio, más o menos donde está el ordenador. Ahora mismo sus ojos están viendo la bella Ciudad del Artículo, Provincia del Blog, en la Comunidad de Internet.

Y las hojas siguen cayendo al revés y no hay quien ordene las gotas de lluvia. ¿Por qué son tan precipitadas? Cuando caen y ruedan unas sobre otras por el barranco que hay junto a mi casa: luego Kai se escapa y se mancha de barro. ¿Las gotas son barro? No.

Otro misterio por descubrir.

Eso rezaba el cartel sobre la puerta, aunque por supuesto sólo cuando se leía desde el interior (no del cartel, sino de la puerta).

¿Acaso importa?

¿De dónde vienen las palabras? Las palabras caen de las estrellas. Las palabras salen de la cabeza de la gente, pero no des cerebro ni de los ojos, sino de esa parte que hay atrás, cerca del sitio donde se crean los sueños. ¿Quién inventó al Ratoncito Pérez?

Había una vez, o no. No des nada por supuesto.

Buenos días. ¡Vuelves a hacer juicios precipitados?

¿A quién emulas? ¿Qué haces? ¿Por qué escribes? ¿Quién te lee? ¿Manzanas traigo?

Porque podría estar haciendo algo productivo en lugar de estar aquí, escribiendo estas palabras de estrellas y de teclado repiqueteante de medianoche (una hora menos en Canarias) para vosotros, si es que lo leéis. ¿Y es relevante? Porque en el fondo todo da igual. Me leeréis o no, pero las palabras están escritas, y palabra sobre la mesa, pesa.

La mesa de la República Independiente de Mi Cuarto, por el sureste. ¿Te importa?

¿Has leído esto? ¿Vas a comentar? ¿Crees que me interesa? ¿Te interesa? ¡Interesado!

¿Te importo? ¿Sabes volar?

Las estrellas saben volar. Flotan y flotan por el cielo. ¡No quiero escribir sobre gus naranjas! Las cosas verdes son verdes, pero, ¿cómo lo sabemos? Tal vez lo que yo veo verde es rojo para ti, pero los dos lo llamamos así: verde, y estamos convencidos de que el otro ve lo mismo.

Por eso todo el mundo tiene colores distintos, y las cigüeñas no siempre vienen de París.

¿Existo?

Nada es eterno y es duro cuando alguien te lo dice con un doble significado por detrás. Pero, ¿y si todo es eterno y no puedo dejar de sentir las cosas aunque sienta otras y todo se junte? ¿Se puede pensar en dos cosas a la vez? ¿Se puede esperar con desesperanza? ¿Sabes a qué me refiero?

No, no lo sabes. Yo tampoco.

Necesitaba escribir esto, gracias por leerme.

Buenas noches.



¿Lo has entendido?